Viajar durante el periodo: Trucos indispensables

Viajar durante el periodo: Trucos indispensables

Si eres chica sabes de lo que estoy hablando. Estás feliz! Por fin tienes los boletos comprados, reserva de hotel check, la maleta con los mejores outfits playeros check, bikinis sexy check…. De pronto un dolorcillo tenaz en el bajo vientre te obliga a correr al baño. Y ahí está el invitado que se coló sin ser invitado porque también quería irse de vacaciones. Andrés, el que llega una vez al mes se adelantó para intentar aguarte (aún más) las vacaciones. Sin embargo, no te desanimes. Es posible viajar durante el periodo menstrual sin problemas.

Ciertamente muchas chicas hemos pasado por esa situación.

Algunos meses más intensos que otros, los periodos menstruales son los responsables de que muchas veces cancelemos planes que habíamos proyectado con tiempo. O, por otro lado, en el mejor de los casos, si no los cancelamos, de no llevarlos a cabo ni disfrutarlos al cien por ciento. Esto se debe a no tener a mano o no saber de alternativas para hacer más llevadero este periodo del mes tan natural…

viajar durante e periodo menstrual

No la cortes

He leído por ahí a chicas aconsejando métodos para adelantarla y atrasarla de acuerdo a las fechas que una desee. Puede ser una salida super hiper de emergencia para poder viajar durante el periodo menstrual. Pero créeme, no recomiendo hacerlo con frecuencia. El hecho de alterar el periodo menstrual es a largo plazo perjudicial para tu organismo. Ocasiona desórdenes hormonales, tus futuros periodos serán irregulares y a causa del desequilibrio hormonal podrías hincharte, retener líquidos, entre otros problemas.

Cursos casi gratis crehana

Organiza tu calendario

Puede leerse tan simple pero aun así es una rutina que muchas mujeres olvidan. Marcar en el calendario de tu agenda los días del mes que vino el periodo te permite tener un mayor control sobre tu tiempo. No importa si tus periodos llegan  puntual como un reloj, o si eres irregular. Recuerda que un atraso menstrual no siempre es a causa de un embarazo.

Tu periodo pude retrasarse por factores tan diversos como estrés, mala alimentación, alteraciones hormonales ocasionadas por SOP (Síndrome de ovarios Poliquísticos). En cualquier caso no dejes de visitar a tu ginecólogo para descartar cualquier inconveniente.

Viaja preparada

Que tu periodo menstrual haya llegado en días en que tal vez no te lo esperabas y ya habías realizado planes, no significa que eso sea un impedimento para que no los lleves a cabo.

viajar durante el periodo menstrual

Si tenías planeado vacacionar en la playa, hazlo. Hay muchas alternativas para poder realizar tus actividades cotidianas con comodidad y sin preocupaciones. Aquí te dejo una lista de imprescindibles y de alternativas que te serán de mucha utilidad, prueba algunas opciones incluso durante un periodo en el que no viajes verás que tanto podrías adaptarte a ellos, de acuerdo al destino que hayas elegido.

Analgésicos

Básico llevar algunos analgésicos. Importantísimo. Te lo digo por experiencia. Hay meses en que “Andrés” llegó y una ni enterada, sin embargo hay otros meses en los que el dolor puede ser tan fuerte que parece que nos comen las entrañas. Y es que hay raros meses en que los cólicos pueden ser insoportables. Es por ello que mujer precavida vale por dos. Lleva en tu neceser una bolsita con analgésicos  de venta libre (Ibuprofeno, naproxeno, etc.)

Tomar un baño tibio también es bueno y te ayudará a relajarte. Otra opción es llenar una botellita con agua caliente y cerrarla herméticamente. Envuélvela en una toalla y colócala en tu vientre. De esta manera transmitirás calor a tu cuerpo y aliviarás los cólicos.

Toallas Higiénicas

viajar durante el periodo menstrual

Son opciones de un solo uso, las más prácticas y las menos ecoamigables.

Fue recién alrededor del siglo XIX  que empezaron a utilizarse toallas íntimas de tela que se lavaban y se volvían a utilizar. A finales del mismo siglo empezaron venderse toallas higiénicas de tela tipo compresas, pero desechables y  a un costo que no todas las damas podían permitirse.

Fue  durante la Primera Guerra Mundial que las primeras toallas higiénicas tal como las conocemos hoy, verían la luz.

Durante la guerra, los heridos eran vendados con un material a base de pulpa de madera llamado Cellucotton. Era más barato y más absorbente que el algodón. Al finalizar la guerra la compañía Productora de estas vendas, Kimberly Cark, se echó a la búsqueda de un nuevo mercado para sus productos. Fue así que se dio a conocer que las enfermeras de servicio durante la guerra, afirmaron haber usado dichos vendajes a modo de compresas íntimas. Y boom! La idea había nacido y empezó a comercializarse bajo el nombre de  Kotex (Cotton-Texture).

Hoy en día existen cantidad de marcas, formas y ediciones de toallas higiénicas, ahora con alas y adhesivo, otras en versión mini o en talla XXL para las buenas noches.

Toallas ecológicas

Una alternativa ecoamigable a las toallas higiénicas comerciales. Si tenemos en cuenta que las toallas comerciales tardan hasta 500 años en degradarse, las toallas ecológicas son una alternativa natural y 100% amigable con el medioambiente. Están fabricadas con telas, son lavables y puedes cambiártelas cada 4 horas en promedio, dependiendo claro de la cantidad de flujo que tengas en determinado periodo. Vienen en divertidos diseños y colores y sentirás que es tu misma ropa interior debido a su textura de tela de algodón .

Tampones

Los tampones son otra alternativa para los días del periodo menstrual. De origen similar al de las toallas Higiénicas, los tampones vieron su origen durante la segunda guerra Mundial. Sin embargo, hay indicios que datan de la antigüedad, donde las mujeres egipcias utilizaban papiros y hojas para retener la menstruación a modo de tampón primitivo.

El tampón fue diseñado por  el doctor Earle C. Haas  y patentado en 1931. Se empezó a comercializar bajo el nombre de Tampax,  y hoy en día distribuidos por la compañía Protect & Gamble.

La gran diferencia entre las toallas higiénicas y el tampón es que mientras las primeras son compresas externas que se acomodan en la ropa interior, los tampones se introducen dentro del cuerpo. Entre las ventajas de esta opción es que da mayor libertad de movimiento, sin pensar en derrames si es que usáramos una toalla.

Puedes por ejemplo ir a nadar con un tampón puesto, cosa que no podrías hacer si llevaras una toalla higiénica. Sin embargo se abre el debate respecto a los materiales de su composición, a los que se le acusa de ser causantes de infecciones, inflamaciones e intoxicaciones.

Recuerda que en cualquier caso es de vital importancia que cambies con frecuencia el producto que hayas elegido. Esto se debe a que el uso prolongado de un tampón o una toalla favorece el crecimiento de bacterias nocivas para tu salud.

viajar durante el periodo menstrual

La copa Menstrual

Es uno de los productos más prácticos y que día a día aumenta en popularidad. La copa menstrual se ha convertido en la favorita de muchas mujeres que deciden viajar durante el periodo menstrual y te voy a contar por qué.

Su origen tal como la conocemos data de los años 30’s del siglo XX, cuando la estadounidense Leona Chalmers presentó la patente de la copa menstrual. En aquellos años no tuvo éxito comercial, razón por la que dejó de fabricarse.  Reapareció a mediados de los años 80’s y fue a inicios de la década del 2000 que se fabricó la primera copa menstrual de silicona.

Su popularidad va en aumento y esto debido  a las múltiples ventajas que tiene frente a otras alternativas.  Es fácil de usar, no contamina, nadie notará si la llevas pues se coloca dentro del cuerpo. Es de gran durabilidad pudiendo durar hasta 10 años. No contamina, es lavable  y la puedes llevar a todos lados.

Además de que su material es hipoalergénico y resistente a las bacterias, puedes encontrarla en diferentes tallas.

Cada pieza con las instrucciones de uso. Primero que nada debes esterilizar la copa, sumergiéndola en agua hirviendo durante minutos. Si te encuentras en un hotel o en un Airbnb puedes solicitar agua hirviendo o hervirla en el microondas. Luego, para colocarla sólo debes doblarla e introducirla dentro de tu vagina. Lo ideal al inicio es retirarla y vaciar cada 4 horas. Así sabrás cada que tiempo viene más flujo. ¡Nunca la tengas dentro sin vaciar más de 12 horas!

Para retirarla solo ubica con los dedos el tirador y jala con suavidad, ayúdate empujando con los músculos de la pelvis (como haciendo ejercicios de Kegel, o como si quieres hacer pis) Y listo.

viajar durante el periodo menstrual
copa

¿Qué opción me conviene?

Para elegir la opción que más te conviene debes evaluar los  pro y los contra de cada una. Por ejemplo tu adaptabilidad a las alternativas de uso interno, o tu preocupación por el impacto ambiental.

Y sobre todo elegir la opción con la cual te sientas más cómoda y segura.

Lleva la ropa que más te acomode.

Viajar durante el periodo menstrual no es excusa para llevar ropa holgada y oscura todo el tiempo. Sé previsora y empaca alternativas de outfits que puedas combinar. Si vas a la playa o a la piscina lo recomendable es usar los métodos de protección de colocación interna como el tampón o la copa.

Recuerda ser precavida y llevar la cantidad necesaria en caso de toallas y tampones. Dependiendo el lugar donde vayas a viajar puede que tengas dificultad en encontrar una tienda o farmacia para comprarlas o en su defecto el precio sea bastante elevado.

En conclusión, no te limites ni bajonees. Como ves hay muchas opciones que te permitirán viajar durante el periodo y disfrutar de tus vacaciones con total tranquilidad. Si tienes dudas o comentarios respecto a las alternativas mencionadas en el artículo, no dudes en contactarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *